jueves, 7 de junio de 2018

SIN TITULO

Sábado, 8 de diciembre

Hoy quemé tu carta. La única carta que me escribiste. Y yo te he estado escribiendo(sin que tú lo sepas) día a día. A veces con amor, a veces con desolación, otras con rencor. 
Tu carta la conozco de memoria: catorce líneas, ochenta y ocho palabras, diecinueve comas, once puntos seguidos, diecisiete acentos ortográficos y ni una sola verdad.

José Emilio Pacheco

jueves, 24 de mayo de 2018

PENTECOSTES JUAN 20


Soplo de Dios sobre discípulos acobardados Jn 20, 19-23


Después de cincuenta días de la celebración de la Pascua hemos llegado a la Solemnidad de Pentecostés, en la cual celebramos la presencia del Espíritu Santo en la comunidad de los seguidores de Jesús.

Pentecostés debía ser, para los judíos pobres, día de imnensa alegría, ya sea porque se compartía el alimento, porque se recordaba la Alianza del Sinaí o porque se celebra el Jubileo, es decir, la condonación de todas las deudas, la recuperación de las tierras perdidas y la obtención de la libertad para los esclavos. Sin embargo todo esto quedó en la utopía de Israel, en los sueños de un pueblo que deseaba que todos fueran iguales. Por desgracia siempre los poderosos de la historia se encargan de hacer valer las leyes, pero a su propia conveniencia.

En nuestros países de América Latina, firmantes de la Declaración Internacional de los Derechos Humanos, a través de las Constituciones y las Leyes intentan aplicar los treinta artículos a sus respectivas sociedades. Sin embargo la brecha entre ricos y pobres cada vez aumenta más. Se habla de “salario mínimo”, pero éste, además de no ser suficiente para el sostenimiento de una familia, tampoco es accesible a todos. De lo que no se habla es de “salario máximo”, por eso casi no es motivo de escándalo que un fútbolista sea contratado por casi 100 millones de euros, mientras mil cuatrocientos millones de trabajadores no logran ganar ni dos euros al día, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Jesús de Nazaret, al darse cuenta de todo el abuso y la corrupción que cometían los poderosos de su tiempo, no pudo quedarse de brazos cruzados; sintió que debía hablar y hacer algo por cambiar esa historia. Comenzó toda una lucha junto con otros hasta las últimas consecuencias. Trató de instaurar un nuevo orden social donde no continue la falsa paz impuesta a base de armas, sino la verdadera paz, la que es fruto de la justicia y la misericordia. Al final fue asesinado en tiempos de Poncio Pilato, Anás y Caifás, y con su muerte murió también la esperanza de los pobres de Israel. Sin embargo Jesús había prometido que volvería y enviaría su Espíritu para que no abandonaran la lucha inicada por Él. Es así que al tercer día de su muerte, Dios, que levanta del polvo al desvalido y hace justicia al pobre, lo resucitó de entre los muertos, comenzando así toda una nueva historia, una nueva creación.

Mientras tanto los poderosos de Israel, no se sienten tranquilos con la sola muerte de Jesús, sino que  desean exterminar de una vez y para siempre con todo aquello que quedara de Él, de la “plaga” del movimiento de Jesús. Es así que los primeros en ser buscados fueron los seguidores directos de Jesús: los discípulos. Algunos valientemente continuaron la obra, pero otros, ante los asesinatos, empezaron a acobardarse y echarse para atrás. El texto bíblico precisamente nos relata ese momento. Los discípulos están aterrorizado, temen abrir las puertas y correr la misma suerte que su maestro. La consecuencia más grave de este temor es el abandono definitivo de la lucha iniciada por Jesús, y por consiguiente el triunfo de la injustica sobre la justicia.

Hoy la Iglesia vive una experiencia parecida, pero quizá peor. Ella, actualmente, no tiene necesidad de cerrar sus puertas, pero no por valentía, sino porque al no estar comprometida con la lucha de Jesucristo no es perseguida por nadie. El carácter profético de denuncias de las injusticias y anuncio de un nuevo mundo ha desaparecido casi por completo; son pocos los laicos, religiosos o clérigos que se compromenten en serio con esta causa. Sin embargo, la comunidad, con miedo o sin miedo, sigue reuniéndose en torno a la fe en el resucitado. Esto es un signo de esperanza.

Jesús se presentó en medio de la comunidad cuando precisamente ellos estaban reunidos, aunque con las puertas cerradas, aterrorizados y paralizados. Su presencia resucitada les devuelve la alegría, les recuerda que su lucha por la Paz no se detiene ni con la muerte, les hace saber que tienen una misión que cumplir: continuar la obra de Jesús hasta las últimas consecuencias, al igual que Él. Por último, su presencia resucitada en medio de esa comunidad de discípulos desanimados, desalentados, cansados y acobardados, sopla sobre ellos el mismo espíritu que animó a Jesús de Nazaret, el mismo fuego que lo abrazó por dentro y le llevó a actuar en contra de todas las injusticias. Si esto no los motiva a abrir las puertas y continuar la lucha ¿Qué podrá hacerlo?

Actualmente la Iglesia sigue reuniéndose en torno al Resuctiado, por ello, a pesar de sus miedos o de sus incoherencias, sigue y seguirá engendrando hombres y mujeres realmente tocados y tocadas por el soplo de Jesús de Nazaret. Así lo constatamos en nuestra historia eclesial. Nadie puede negar que la Iglesia, aunque no toda ella, sigue siendo signo de contradicción con el mundo injusto e inhumano, sigue oponiéndose a las estructuras de poder, sigue llamando al cambio de mentalidad de los poderosos, sigue siendo piedra en el zapato de los proyectos de muerte y sigue apoyando la reivindicación de los proyectos de vida.

Ánimo hermanos y hermanas, sabemos que las palabras de Jesús siempre son exigentes y no admite reservas ni traiciones; abramos las puertas y luchemos en serio por instaurar en el hoy de nuestra historia esa paz con justicia que anhelaba Jesús para su pueblo y hoy, a través de nosotros, lo anhela para el nuestro. Pidamos a Dios nos dé ese mismo Espíritu para poder decir con Jesús e Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mi, porque Él me ha ungido para anuniciar la buena noticia a los pobres” (Cf. Lc 4, 18-20).

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS

Hacerlos al email: amigodelospobres@yahoo.com.mx Gracias por leernos.